top of page

gestión de proyectos  • formación continua • asesoramiento

Bildschirmfoto 2021-06-24 um 13.21.03.png

Formación adicional “Introducción a los Círculos Restaurativos” con Dominic Barter

Dominic Barter dirigió un fin de semana de capacitación en Hamburgo sobre los Círculos Restaurativos, un modelo para sistemas sociales dialógicos, ¡y se me permitió estar allí!


En sus más de 28 años de experiencia, Dominic ha desarrollado técnicas sociales empáticas basadas en la sabiduría indígena que promueven la autodeterminación y la colaboración en grupos/comunidades. Los Círculos Restaurativos se desarrollaron en las favelas de Río de Janeiro controladas por pandillas en la década de 1990 para abordar el conflicto de una manera dinámica. Este proceso comunitario apoya a las personas en conflicto mediante la creación de acuerdos comunitarios u organizativos que abordan necesidades compartidas, fortalecen la cohesión social y "curan" las divisiones. A diferencia de los sistemas legales tradicionales (que se basan en el enfoque punitivo), la justicia restaurativa se basa en el diálogo y el acuerdo. Los Círculos Restaurativos están diseñados para abordar conflictos dolorosos de una manera transformadora. La intención de este enfoque es "reparar" daños materiales y no materiales, restaurar relaciones y fortalecer la seguridad, la inclusión y el bienestar de la comunidad. El enfoque puede aplicarse en diferentes niveles, desde conflictos interestatales e interinstitucionales hasta disputas familiares. Dominic Barter nos presentó elementos clave de los sistemas restaurativos como participantes y se centró en su desarrollo desde sus inicios en las favelas. El fin de semana nos permitió explorar y practicar la implementación de Círculos Restaurativos en diversas situaciones de conflicto, paso a paso.


Este curso de capacitación de tres días con Dominic Barter fue una experiencia única y, en algunos aspectos, transformadora para mí. Dominic, que con calma y benevolencia acompañó al grupo de alrededor de 55 participantes, adoptó un enfoque poco convencional al proporcionar poca estructura y, en cambio, dejó que el grupo diseñara su propio proceso. Trabajamos en grupos pequeños (se formó un círculo en torno a un tema común) en lo que nos resultó útil entre nosotros: incluyendo:

y lo que no pensamos que fuera propicio para trabajar juntos: entre otras cosas:


Este método, al que me refiero en este punto como “proceso dentro de un proceso”. quisiera describir, nos permitió "crecer" de manera muy (inter)activa en el tema de los círculos restaurativos.


Dominic Barter nos guió a través de cinco lugares de aprendizaje diferentes durante los tres días, que van mucho más allá de un “aula” tradicional. salió.


La primera sala de aprendizaje del "aula" Simbolizó el desarrollo de la conciencia sobre las relaciones de poder desiguales y nos invitó a aprender el arte de interrumpir las narrativas dominantes. Se animó a los participantes a elegir personas en sus vidas para este y otros procesos de aprendizaje, lo que promueve la responsabilidad personal por el aprendizaje.


El segundo espacio de aprendizaje se centró en incluir a los niños y no excluirlos. Dominic destacó la necesidad ahora olvidada de involucrar a los niños en el proceso de aprendizaje en lugar de organizarlos. Los informes de experiencias positivas de niños que ya habían participado en eventos similares resaltaron la alegría de aprender juntos. Lamentablemente solo tuvimos un bebé con nosotros que contribuyó con interesantes contribuciones...


Otro lugar fascinante para el aprendizaje fue la comida como tercer espacio. Todos los participantes fueron invitados a comer lo que pudieran y quisieran. La atención se centró aquí en la idea de comer juntos y compartir recursos. Dominic animó a crear comunidad a través de las comidas, en lugar de separar a las personas según su capacidad financiera (algunos salen a comer, otros no). Esto subrayó la dimensión social y destacó la solidaridad y la cohesión. El buffet estaba repleto de delicias y había suficiente para todas las necesidades.




El cuarto lugar de aprendizaje relacionado con el dinero. Dominic adoptó un enfoque muy transparente y colaborativo respecto del coste de la formación. Su trabajo es en sí gratuito. Para cubrir los gastos necesarios, como el alquiler de la habitación, los gastos de interpretación, los gastos de viaje, etc., se colocaron tres cestas de dinero en el centro de la sala. Los participantes tenían la libertad de contribuir o retirar efectivo de una canasta según su capacidad y de escribir efectivo o una suma en papel en las otras canastas que serían transferidas. Este enfoque redujo la barrera financiera a la participación de muchas personas e hizo posible la participación. Al final del taller nos dijeron qué gastos había (o siempre nos decían durante la capacitación cuáles eran los costos actuales) y al final del fin de semana, cuando se contó el dinero, nos dijeron cuánto dinero cuántos Los sobres se juntaron. Y nos dijeron la diferencia entre el aporte más alto y el aporte más pequeño. Después del fin de semana hubo un círculo de restauración con todos los involucrados que tuvieron el deseo y el tiempo para decidir juntos sobre la distribución del dinero. Lamentablemente no pude estar allí. Me impresionó mucho este enfoque claro y transparente del tema del dinero. Domingo dijo algo hermoso: es la importancia lo que nos acerca, no el dinero. Desafortunadamente, en nuestra cultura a menudo se equipara: el valor de un trabajo/persona y el dinero. Y luego viene la vergüenza, la culpa, la envidia y el ocultamiento. Personalmente no conozco mucha gente que hable abiertamente de su dinero o de su dinero.




Para el quinto lugar de aprendizaje, Domingo habló de una “misión secreta”. Construya sistemas de apoyo durante el fin de semana. Se animó a los participantes a identificar al menos tres personas que podrían convertirse en su sistema de apoyo personal. Este enfoque en la cohesión y el apoyo social me dejó muy claro que la capacitación no solo incluía la transferencia de conocimientos, sino también la construcción de comunidades.


Dominic también destacó las diferencias entre el aprendizaje académico y el artesanal. Si bien la sociedad a menudo valora el aprendizaje académico, él enfatizó explícitamente el valor del “aprendizaje artesanal” práctico. Este enfoque dejó claro que no se trata sólo de adquirir conocimientos, sino de ponerlos en práctica y aprender de la práctica. ¡Y preguntas muy importantes como estas tres preguntas a continuación se utilizaron precisamente para esta prueba práctica y capacitación de círculos restaurativos en nuestros grupos de práctica y no son preguntas que puedan enseñarse 1:1 o usarse directamente!

Dominic informó que tuvo experiencias muy dolorosas. Su trabajo fue literalmente vendido por antiguos participantes con menos experiencia, pero él no cobra honorarios y su trabajo se basa en la comunidad y la participación.


En general, la capacitación fue una experiencia holística para mí que fue más allá de los enfoques de aprendizaje tradicionales. Tuve la oportunidad no sólo de adquirir conocimientos, sino también de asumir responsabilidad personal, experimentar la comunidad y desarrollar habilidades prácticas. Esto fue extremadamente enriquecedor, agotador (como pueden ver en la foto mía y de Dominic) y me deja con ganas de más. Para mi trabajo en el proyecto de justicia restaurativa en el sistema penitenciario, interioricé aún más profundamente la necesidad de dar mucha, mucha, mucha confianza en el proceso grupal. Animar aún más a los equipos de los centros penitenciarios a participar en el diálogo del círculo restaurativo basado en mi concepto de “trabajo orientado a los afectados en el sistema penitenciario (BoAS)”. Para dar espacio para formular con calma tus necesidades, sentimientos y pensamientos.





Comentarios


bottom of page